domingo, 2 de marzo de 2014

Palomilla Fumaria muralis

Las especies del género Fumaria, perteneciente a la familia de las papaveráceas, se caracterizan por poseer flores con una morfología muy peculiar. Se trata de flores zigomorfas (con simetría bilateral), blancas o rosadas, con 4 pétalos, opuestos por pares. El superior es el más grande, con un espolón basal y alas en el ápice, los laterales están unidos en el ápice y son también alados, mientras que el inferior está libre. Los sépalos son laterales, membranáceos y caedizos.


La sistemática de este género es muy compleja, en especial en algunas áreas como la zona mediterránea de la Península Ibérica, donde se encuentra un gran número de especies. La primera división se realiza por el tamaño de las flores, diferenciando entre aquellas especies en que mide menos de 9 mm y aquellas otras en las que supera por lo general esta longitud. La palomilla Fumaria muralis Sond. ex W.D.J. Koch pertenece a este segundo grupo.






Fumaria muralis es una de las pocas especies que se encuentran en Asturias, donde hasta el momento se han descrito sólo tres. Las flores miden entre 9-12 mm, de color blanco o rosado con las alas de un tono negro púrpura. Los sépalos son fuertemente dentados.




Los frutos también son muy importantes para clasificar las diferentes fumarias, en F.muralis son lisos o finamente rugulosos, de subglobosos a ovoides, con un tamaño inferior a 2,5 mm. El pedicelo del fruto es erecto o patente por lo general.




Una característica importante también para diferenciarla de otras especies corrientes, como F.officinalis (que no se encuentra en Asturias), es ver si el racimo floral está pedunculado. En F.muralis los pedúnculos estos pedúnculos tienen una longitud similar a la de los racimos, mientras que en F.officinalis los racimos son sésiles o con un pedúnculo muy corto.




Las hojas de la Fumaria son tipo perejil, muy divididas, con los segmentos foliares de ovados a linear lanceolados, generalmente pequeños.



Como es general en las Fumarias, se trata de una planta anual, suberecta, ascendente y trepadora. Fumaria muralis como su nombre indica se encuentra generalmente cerca de muros y cunetas, frecuentemente en ambientes litorales. Es nativa del oeste de Europa, habiendo sido introducida en muchos lugares.


Florece casi todo el año, en especial en zonas cercanas a la costa. Las fotos están tomadas en el concejo de Gozón en el mes de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada