sábado, 13 de abril de 2013

Alliaria petiolata (hierba del ajo).

La aliaria o hierba del ajo Alliaria petiolata es una planta anual o bienal de la familia de las crucíferas. Por su nombre podemos ya deducir que trata de una hierba con un fuerte olor a ajo, que se acrecienta si frotamos las hojas.  Puede alcanzar el metro de altura, su tallo es fuerte y en la base está cubierto de pelos tiesos, casi punzantes, en su parte superior están muy ramificados, de forma que la planta ofrece un aspecto muy denso.




Las flores son pequeñas y blancas por lo general (aunque pueden ser algo violáceas) y se agrupan en racimos en el extremo de los tallos. Por supuesto, los pétalos son cuatro dispuestos en forma de cruz. La flor carece de sépalos, al ser estos caducos y caer muy temprano. Los frutos son erectos, con forma en silicua de sección subtetragonal de 1,2-7 cm, con un aspecto ascendente.






Las hojas son casi lampiñas, sólo tienen pelos en los nervios del envés, pero el peciolo sí es peloso. Las hojas inferiores son diferentes de las superiores, largamente pecioladas, cordado-reniformes o cordadas. Las superiores pueden ser cordadas, triangulares o incluso rómbicas, sinuado dentadas, de dientes desiguales.




Florece de abril a julio. Su hábitat son lugares frescos y húmedos, en semisombra, tales como cunetas de caminos y sobre todo, en sotobosques de las vegas. Estas en concreto las fotografié un mes de abril en la ribera del río Narcea, en Tineo. Es una especie de amplia distribución.





Toda la planta se emplea como diurético de primavera contra la gota, los reumatismos y el asma. A pesar de su sabor amargo, en la Edad Media se empleaba como sustituvo de la sal en sopas y ensaladas. Su olor atrae a muchos y variados insectos, en una foto anterior se veían hormigas y en ésta un precioso lepidóptero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada