viernes, 25 de julio de 2014

Androsemo Hypericum androsaemum

El androsemo o "sanalotodo" Hypericum androsemum L. pertenece a la familia de las gutíferas, se trata de una planta vivaz subleñosa en la base (semiarbusto) de hasta 80 cm de altura, de tallos bialados y a menudo rojizos. Es muy típica de lugares frescos y con algo de humedad y umbría, creciendo casi siempre en la cercanía de corrientes de agua.





Las flores son similares a los de otros hipéricos. Son amarillas y grandes, de 2 cm de diámetro, con los pétalos obovados y numerosos estambres. Los sépalos son ovados y desiguales, agrandándose en la fructificación. Se disponen en corimbo terminal.




El fruto es una baya subglobulosa lisa, primero verde, luego rojiza y negra en la madurez. Las hojas son opuestas y grandes, ampliamente ovadas, sésiles y a veces abrazadoras.

Aunque menos que su pariente la hierba de San Juan (Hypericum perforatum) esta especie también tiene propiedades medicinales. Entre ellas se citan las siguientes: en uso interno es aperitivo y mejora dolencias hepáticas. En uso externo cura heridas y llagas y funciona como vulneraria. Antiguamente se usaba para curar todo tipo de enfermedades de diagnóstico incierto, y por eso recibe el nombre popular de sanalotodo.




Se trata de una planta nativa de la Europa mediterránea y del oeste que crece en lugares umbríos y húmedos. Florece en verano, entre junio y agosto. En Asturias es frecuente a todos los niveles. Las fotos están tomadas en el concejo de Gozón en el mes de julio.









1 comentario: