sábado, 11 de mayo de 2013

Trebol encarnado Trifolium incarnatum

El trébol encarnado Trifolium incarnatum es una planta anual de la familia de las leguminosas (papilionáceas) de 20 a 50 cm. Como todos los tréboles tiene las hojas trifoliadas, con folíolos de obovales a obcordados, estípulas ovadas. Lo más característico de este trébol son las flores, que en la variedad incarnatum tienen la corola roja escarlata, más larga que el cáliz; y se disponen en una inflorescencia cilíndrica en la fructificación, pedunculada.


Existe otra variedad, la var. molineri, con los tallos más pequeños, de hasta 25 cm, extendida o ascendente y con las flores rosas o crema pálido y más cortas que el cáliz. Además, tiene los tallos muy pilosos, mientras que en la var. incarnatum, a la que pertenecen estas fotos, los tallos son más glabros.



El trébol encarnado es una planta nativa del sur de Europa, que se cultiva mucho como forraje, habiéndose extendido a los demás continentes. Las principales superficies de cultivo se dan en el oeste de la Península Ibérica. Forma pastos monófitos (cultivo forrajero) o praderas bífitas (con raigrás italiano) o polífitas, tanto en secano como en regadío. En los climas más frescos se emplea como especie anual de verano, y en los más cálidos, como especie anual de invierno.


En Asturias el trébol encarnado junto con la serradella (Ornithopus sativus) se utilizaron en las explotaciones tradicionales ganaderas de las zonas costeras como forraje de invierno en rotación con el maíz, pero no encontraron su sitio en la explotación moderna, que utiliza predominantemente el raigrás italiano. Pero aún quedan algunos cultivos, como éste de las fotos en el concejo de Gozón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada