domingo, 31 de marzo de 2013

Lamium maculatum

La falsa ortiga, ortiga muerta o chupamieles Lamium maculatum es una planta herbácea de hasta 0,80 m de altura y de formas muy variables. Es una especie muy común en Asturias en muchos ambientes: bordes de caminos, escombreras, etc., siempre en suelos con abundante nitrógeno. Las flores de la planta se disponen en verticilos en la parte superior del tallo.




Pertenece a la familia de las labiadas o lamiáceas, y sus flores presentan la forma típica de esta familia, Así, la corola es bilabiada, con el labio superior de color rosa-púrpura, arqueado; el inferior está dividido en tres lóbulos, de color blanco salpicados de máculas rosadas o púrpuras. Posee cuatro largos estambres protegidos por el labio superior. El cáliz posee cinco sépalos soldados terminados en punta, pelosos y de un color verde-rosado.

Sus hojas son deltoides o cordiformes con pecíolos largos y rojizos, opuestas, de margen dentado, ápice acuminado, algo pubescentes y suelen poseer una mancha blanca en el nervio central del haz. Son muy similares a las de la ortiga y de ahí el nombre de la planta. En muchas ocasiones crecen juntas ambas especies.



A la izquierda se ve la falsa ortiga, se diferencia por las flores, por su distinto tono de verde y porque las hojas están más nerviadas y, por así decirlo, más compartimentadas.



La falsa ortiga tiene un periodo muy amplio de floración. A mitad del invierno ya se pueden ver flores en zonas más templadas y cercanas a la costa, como el concejo de Gozón, donde he fotografiado estos ejemplares, y las últimas se ven ya entrado el otoño, en septiembre y octubre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada